5 consejos básicos para afrontar un TFG

Encarar la última etapa universitaria supone enfrentarse a la realización del Trabajo Fin de Grado (TFG). No se trata de una tarea fácil y desde No Hagas Nada queremos ayudarte a lograrlo.  Respira, llénate de energía y sigue nuestros consejos para no morir en el intento y  realizar un TFG de calidad.

1. La elección del tema

Si vas a dedicar numerosas horas a trabajar sobre un proyecto más vale que te guste. Por eso la elección del tema de tu TFG es fundamental. De esta forma estarás más motivado para trabajar y te resultará más fácil avanzar. También es importante que definas desde el principio el tipo de trabajo que quieres hacer. Esto último depende mucho de las características de los estudios pero siempre puedes elegir entre varias opciones. Revisión bibliográfica, estudio de caso, trabajos de investigación…elige el que mejor se adapte y te resulte cómodo y a empezar.

2. Organización

Aunque pueda resultar un tópico la organización es básica en cualquier trabajo, especialmente los que se realizan a largo plazo. No te decimos que organices cada día al milímetro (si puedes hacerlo bien por ti!) sino que no vayas a la deriva. Ten presente las fechas de las tutorías o entregas parciales y trabaja poco a poco en ello. Haciéndolo por partes te resultará más sencillo que si piensas en el TFG al completo.

3. Documéntate, documéntate y vuelve a documentarte

Sea el tipo de trabajo el elegido la parte de documentación de tu TFG es fundamental. No tengas prisa por redactar, primero lee todo lo relacionado con el tema que has elegido. Consulta diversos autores, artículos especializados, páginas webs, etc, toma notas de lo que consideres importante para poder orientar después el desarrollo de tu trabajo.

No todo lo que caiga en tus manos sobre el tema puede resultar relevante para tu trabajo. Nuestro consejo es que hagas lectura selectiva y recopiles información de diversos puntos de vista, lo que enriquecerá tu trabajo. Intenta, en la medida de lo posible, que tu TFG contenga datos originales y un toque de valoración personal por tu parte. !Haz tuyo el tema desde el primer momento!

4. Redacta con lógica….y ¡ayuda!

Ya seas de letras o de ciencias la redacción del TFG o cualquier otro trabajo es fundamental. Cuida mucho las frases para que tengan sentido y no repitas ideas ni palabras en la medida de lo posible. En la red hay mucha documentación para ayudarte a elaborar ciertas partes fundamentales del trabajo: marco teórico, resumen, abstract, etc.  Consulta varias antes de lanzarte a escribir a lo loco y tener que corregir más tarde, perderás menos tiempo y será más efectivo.

5. Aprende la normativa de citas como el padre nuestro

Durante la fase de documentación tomarás mil y una ideas de diversos autores y no siempre podrás, ni querrás, introducir una valoración personal. Plasmar en tu TFG las ideas y afirmaciones de expertos en la materia no es malo, siempre que lo cites de forma adecuada. Cada centro de estudios se decanta por una normativa para la realización de la bibliografía pero lo importantes es que sea cual sea la sigas al pie de la letra. Dedica tiempo a aprender la forma de citar para poder ir haciéndolo en el texto a medida que introduzcas ideas y cada cierto tiempo dedica un rato a ir elaborando la bibliografía. Es un trabajo algo aburrido pero fundamental para que tu trabajo no caiga en plagio. Existen herramientas para ayudarte a redactar la bibliografía y nosotros te contamos las principales formas de citación utilizadas.

No es una fórmula infalible pero con estos consejos será mucho más fácil enfrentarte a un trabajo tan complejo como la realización del TFG. Y en caso de que el trabajo sea más fuerte que tú, contacta con nosotros y te ayudaremos!

Publicado en Otros