Síndrome postvacacional, qué es y cómo combatirlo

La vuelta a la rutina tras las vacaciones puede suponer un trago más duro de lo que parece. Si estás irritable, apático o te cuesta dormir, es posible que sufras síndrome postvacional.

No es una enfermedad diagnosticada ni todo el mundo la padece, pero si es posible sufrir sus síntomas. Durante las vacaciones alteramos horarios, hábitos y costumbres y a veces cuesta mucho volver a retomarlos.

El síndrome postvacacional se presenta en los primeros 10 días tras las vacaciones y genera un gran estrés. El insomnio, la falta de concentración o de motivación, aparecen también con este trastorno.

Volver de vacaciones por desgracia es inevitable y queremos darte algunas pautas para evitar que sufras síndrome postvacional.

No te cargues de trabajo los primeros días

Querer terminar todo el trabajo pendiente los primeros días de la vuelta de vacaciones solo aumentará tu estrés. Planifica y dedica esas jornadas de “transición” a organizar las tareas según su prioridad. Si gastas tu energía en jornadas intensas, con interminables horas de estudio y trabajo, te desinflarás rápido. Si tienes trabajos que no pueden esperar podemos ayudarte a tenerlo todo bajo control sin morir en el intento.

Fíjate un horario y trata de cumplirlo lo máximo posible. Incrementa el tiempo de estudio cada día y tras la primera semana te habrás olvidado de las vacaciones.

Haz deporte o alguna actividad nueva

La mayoría de las veces nos cuesta volver de vacaciones porque supone regresar a la rutina y el aburrimiento. Con las clases, trabajos, obligaciones tenemos poco tiempo para nosotros. La vida diaria no debe estar reñida con actividades que nos hagan despejar el cuerpo y la mente. Practicar deporte o aprender a hacer algo nuevo puede ayudarnos a superar la vuelta al trabajo!

Respeta tus horas de descanso

En vacaciones nos acostumbramos a trasnochar y levantarnos más tarde que de costumbre. No siempre dormimos las horas necesarias y en otras ocasiones descansamos más de lo habitual. Al volver a la rutina solemos seguir acostándonos tarde con la desventaja de madrugar. Si no descansas y sacrificas horas de sueño la irritabilidad aumenta y el cansancio físico empeorará la situación. ¡Duerme!

Piensa en positivo

El síndrome postvacacional tiene mucha relación con tu forma de ver la vida. Pensar en positivo puede ayudar a afrontar la vuelta de las vacaciones, solo hay que encontrar una meta o motivación. Es importante ser conscientes de que estamos descansados y cargados de energía y aprovecharlo. Darle vueltas al fin de los días libres no va a hacer que vuelvan así que sal de ese círculo!

Publicado en Bienestar Etiquetado con: , ,